La dieta climática también conocida como flexitariana se centra en la cantidad de carne que consumimos. ¡Comemos demasiada carne, especialmente roja! Esta dieta se basa en reducir su consumo para directamente disminuir a su vez el gran impacto medioambiental que su producción y distribución genera. Aunque el nombre suene raro, es una de las dietas menos estrictas.

Esta dieta flexible se basa en consumir en mayor cantidad legumbres y vegetales y, ocasionalmente, carne. La huella de carbono de los primeros es mucho menor que la de la carne.

Dejando el término flexitariano a un lado, ¿sabías que la dieta mediterránea es una de las más sostenibles? Nuestra dieta es de por sí rica en verduras, legumbres, frutas y cantidades moderadas de alimentos de origen animal. Hay estudios que demuestran que la dieta mediterránea podría reducir hasta un 15% el calentamiento global del planeta.

Si quieres ir poco a poco adoptando una alimentación sostenible, te animamos a ir progresivamente introduciendo alimentos de origen vegetal como la Beyond Burger. ¡Ya no hace falta renunciar al sabor de la carne para disfrutar de una auténtica hamburguesa! Parece, huele y saber carne…

Ahora que sabes que los alimentos que consumes diariamente tienen un gran impacto en el planeta, está en tu mano escoger aquellos que menores emisiones experimentan para unirte a la lucha contra el cambio climático. ¡Salvemos juntos el planeta!

Si quieres incluir la Beyond Burger en la carta de tu restaurante escríbenos aquí.