La leche vegetal es un producto muy de moda estos últimos años en España. Esto se debe a que muchas personas tienen intolerancia a la lactosa, son veganas o quieren reducir azúcares. La leche vegetal es un producto natural que carece de conservantes y es muy nutritiva por lo que es una opción muy saludable :).

Entre sus beneficios destacan:

  • Son muy fáciles de digerir ya que no llevan lactosa ni colesterol. Por lo tanto, son ideales para personas con problemas de colon.
  • Ayudan a mantener el peso y mejora la luminosidad de la piel.
  • Apenas contiene calorías y sodio.
  • Contiene calcio, minerales y grasas beneficiosas para el corazón.
  • Alto contenido proteico.
  • Alto contenido de vitamina B, que mejora el funcionamiento cerebral.

La leche vegetal casera tiene algunas limitaciones, por ejemplo, dependiendo de que tipo sea aguantará más o menos en la nevera. Normalmente es recomendable tomarla como tarde entre 2 y 4 días después de su elaboración. ¡No olvides mezclar bien la leche antes de tomarla ya que los sedimentos suelen separarse fácilmente!

Hay muchas variedades de leche vegetal con múltiples beneficios:

Leche de soja: Es la leche más parecida a la de origen animal. Refuerza los vasos sanguíneos y alivia los síntomas de la menopausia.

Leche de almendras: Es buena para el corazón y tiene alto contenido en vitaminas y minerales.

Leche de arroz: Buen antioxidante, perfecta para combatir la anemia y para el sistema inmunológico. También sirve como bebida energética.

Leche de avena: Previene el estreñimiento y los problemas de tiroides, mantiene un cuidado del sistema nervioso central.

Leche de espelta: Combate el colesterol malo y aumenta el colesterol bueno, por lo tanto, ayuda al bienestar del corazón.

Leche de cáñamo: Ayuda a preservar el cabello fortaleciendo sus fibras, la piel y las uñas sanas, además, aumenta las capacidades mentales.

Leche de coco: Controla los niveles de azúcar en sangre y previene las úlceras.